Cata 282 de la Penya La Verema: Espumosos del Penedés.

Cata 282 de la Penya La Verema: Espumosos del Penedés. Valencia, 19 de Julio de 2018. Restaurante del Mercado de SanPau.

Bajo la batuta del organizador, Quique Guillem, llegó la hora de la cata previa a las vacaciones. Como no podía ser menos para hacer frente a la canícula valenciana se buscó vinos con frescura y la elección se decantó en favor de vinos espumosos y Quique nos preparó toda una encerrona en la que con espumosos con mucha personalidad buscó, a ciegas, ver si los catadores éramos capaces de identificar el origen de los vinos y tengo que decir que no fue fácil. Concluido el reto y destapadas las botellas más de uno nos sorprendimos al ver que se trataba en los cuatro casos de vinos del Penedés.

El ganador de la cata fue un imbatible Turó d’En Mota que tuvo la máxima puntuación tanot en media ordinaria (83,75) como en acotada (83,33) y la menor desviación típica en puntuaciones. Era uno de los grandes y, a ciegas, no dio lugar a dudas.

El segundo clasificado fue un cava que o había probado nunca, María Rigol Ordí Gran Reserva brut nature 2011, un cava con una relación calidad/precio magnífica, que obtuvo una nota media acotada de 82 y también una desviación típica baja.

El tercer clasificado fue el Bufadors Vinya del Rascarà 2013, novedad en el mercado, el más joven de la cata y en mi opinión, bastante necesitado de botella. Su media acotada fue de 77,33 con una desviación típica de 4,72.
IMG-20180720-WA0024

Cerró la clasificación el Colet Assemblage Extra Brut 1996, un vino que normalmente me suele gustar y que en este caso se mostró sucio y poco atractivo. No sé si cuestión de edad o de la botella, pero fue muy penalizado por algunos de los catadores.

Por cierto, que sólo 2 de los 8 catadores, Arend y Quique Lozano, consiguieron acertar los 4 vinos en base a la información que aportó el organizador…
Tras la cata disfrutamos de un apetitoso menú que incluía una ensalada valenciana de tomate valenciano y bonito del norte, sepia plancha, kefta vietnamita con salsa de ostras, lomo alto trinchado y un surtido de postres.

IMG-20180720-WA0015

(C) QuiqueLozano

La cena fue acompañada de algunos vinos, concretamente del riesling Goldkugel 2011 de Barzen (Mosela) que aunque se supone seco tiene un toque afrutado. También bebimos un Placet Valtomelloso 2015 de herencia Remondo, un blanco con peso ideal para aquellos que no desmerecen los blancos con madera. En tercer lugar tomamos un Finca herrera Garnacha 2014 de Cigales, un tinto atractivo con frescura pero con materia- En cuarto lugar degustamos un Viñas del Vero Val de Vos reserva 1995 que pese a su edad, mantuvo el tipo y mostró excelente presencia para concluir, ya en los postres, con un Moscatel Málaga Virgen reserva de familia, criado en barricas de roble Allier.

Anuncios

De 25 en 25, paseo por las burbujas

Cata 281 de la Penya La Verema: De 25 en 25, paseo por las burbujas. Valencia, 21 de Junio de 2018. Taberna TECA.

Los conceptos que definen las catas de la Penya La Verema son de lo más variados. No es la primera vez que el precio es un hilo conductor, pero en este caso, la idea era catar espumosos cuyo precio fuera subiendo , paso a paso, 25 € respecto al primero. Para ello Quique Lozano hizo una elección aparentemente sencilla, 3 champagnes y, como es habitual también en la penya, con un “tapado” para callar las bocas de los que vamos de “marisabidillos”.

Claus Preisinger Xtravaganza 2013, fue el primero de los espumosos catados, con un precio aproximado de 25€ y que con 85,50 pts de media fue el ganador de la cata. Un curioso blanc de noirs austriaco, de la zona de Burgeland y elaborado con la variedad St. Laurent, que si bien no es muy conocida en España no es menos cierto que es la es la tercera variedad tinta más plantada de Austria. Elaborado con el método champanoise en tanques de Inox y siguiendo los preceptos biodinámicos (está certificado). Para aquellos aún sean creyentes de las notas de cata os dejo aquí mi comentario.

El segundo espumoso, y primero de los champagnes fue el Larmendier Bernier Terre de Vertus Premier Cru Non Dosé 2011. Fue el vino que más me gustó de la cata y el tercer clasificado, con media no acotada de 83,63. En este caso hablamos de un blanc de blancs de la zona de Vertus de las parcelas de Les Barillers y Les Faucherets situadas a mitad de la pendiente con orientación suroeste. Fermenta con levadura salvajes y también la FML se produce de forma espontánea en las barricas… La crianza sobre lías es de al menos 4 años y, no se le añadió licor de expedición. De nuevo os pongo la referencia de mi comentario de cata. Su precio unos 50€.

El tercer espumoso por orden de precio fue el Champagne Tarlant Cuvée Louis, un “Non millésimé” “sans dossage” fruto del ensamblaje de 50% chardonnay y 50% pinot noir procedentes del lieu dit Les Crayons (Tiza) en Oeuilly (Valle de la Marne), rico en tiza. Vinificación realizada en madera, con un 20% de barricas de roble nuevas. Sin FML. Vino procedente de la añada 2000 con vinos de reserva de las añadas 1999, 1998, 1997 y 1996. Embotellado en mayo de 2001 y degollado en Noviembre de 2016. Aquí mi comentario, de nuevo. Su precio, unos 75€.

cata281

(C) QuiqueLozano

Finalmente, el cuarto de los espumoso, de nuevo un champagne, fue el Bollinger La Grande Année 2005, fruto del ensamblaje de 66% Pinot Noir, 34% Chardonnay. 13 crus: principalmente Aÿ y Verzenay para el Pinot Noir y Avize, Chouilly y Mesnil-sur-Oger para el Chardonnay. 95% Grands crus y 5% Premier crus. Fermentado en barricas. 2005 fue un año complicado, de verano caluroso y algo de lluvia en septiembre que causo un poco de botrytis. Licor de expedición: 6 gramos por litro. Fue el segundo clasificado de la cata (85). Mi comentario aquí. Su precio, unos 100€.

cata281-2

(C) QuiqueLozano

Tras la cata llegó el momento de hacer una cena “ligera”. La Taberna Teca, tiene una oferta de cocina de mercado y una oferta de vinos muy interesante, en la que figuran no pocos vinos “alternativos”. Comenzamos por algunas tapas, como una sabrosa ensaladilla rusa, alcachofas plancha, sepionet plancha, croquetas, huevos rotos con jamón y un delicioso magret para acabar con un postre variado. En la cena disfrutamos de dos de los vinos de la carta, más concretamente 2 “orange wine”, primero el Orange de Bodegas Cueva by Mariano, y un “orange” georgiano o mas bien un “ámbar”, tal y como rezaba la etiqueta, Pheasant’s Tears Rkatsiteli Amber. Dos elaboraciones nada desdeñables, aunque me quedo con la frescura y “facilidad” del orange valenciano. También hubo un vino riojano que aporté yo, un Viña Real crianza 1982, algo cansado, pese a ser de una añada excepcional. Aquí cuento mis impresiones. Ya para cerrar, acompañamos los postres con un excelente madeira, Barbeito Madeira Sercial 10 Years Old.

De nuevo una cata para reflexionar sobre lo difícil que es catar a ciegas y como se rompen esquemas que el peso de la etiqueta no permite romper en las catas a la vista.