Dos grandes garnachas y un examen difícil de aprobar

Dos grandes garnachas y un examen difícil de aprobar

Cata 280 de la Penya La Verema; Godella, 17 de mayo de 2018

La cata 280 de La Penya La Verema tuvo lugar en casa de unos de los socios, Antonio Giménez, que nos brindó su hospitalidad en un bello atardecer de la huerta valenciana.
Nos enfrentamos a 2 garnachas que debíamos descubrir a partir de una serie de pistas ofrecidas por el anfitrión de la cata, Antonio. Sabíamos que había un vino español y otro francés. Se habían elegido en base a las altas puntuaciones concedidas por la crítica.
Las pistas dejaban claro que se trataba de dos monovarietales; supimos también su graduación alcohólica, sus añadas, la edad del viñedo del que procedían; como se llevó a cabo su fermentación y su crianza y el precio conjunto de ambos vinos. El examen, además de la habitual cata, pretendía que encontráramos los datos ofrecidos con cuál de los vinos casaban, y que hiciéramos suposiciones sobre la denominación de origen de los mismos. La puntuación máxima que se podía obtener era de 8 puntos ya que disponíamos de 8 preguntas para responder.
20180517_205124El vino ganador fue el español, con una media ponderada de 88,33 mientras que el vino francés obtuvo 87,83 puntos en media ponderada y los resultados reflejaron que incluso sólo con 2 vinos y con información abundante no siempre es sencillo asignar dicha información al vino correspondiente. La máxima puntuación la obtuvieron Alessandro y Arend (4 puntos) seguidos por Pepe García con 3 puntos el resto de los participantes obtuvieron como mucho 1 acierto y el organizador no respondió al “examen”, lógicamente.

Los vinos catados

El vino ganador de la cata fue el Espectacle 2014: 97 puntos Parker, 97 puntos Peñin, un tinto procedente de garnachas tintas, casi centenarias, ubicadas en la finca “Espectacle” ubicada en La Figuera, dentro de la D.O. Montsant. El equipo técnico es René Barbier, Fernando Zamora y Christopher Canan.
Analítica:
Vol. alc. 15,5% Acidez total (en tartárico); 5,2 gr/l
Acidez volátil (en acético): 0,66 g/l Índice de polifenoles totales (IPFG): 53
Azúcares reductores: 9,40 gr/l Ácido málico: < 0,17 gr/l
Vendimia manual en cajas. La uva se almacena en una cámara frigorífica a 4ºC durante 24 h y tras ello paso por mesa de selección. Despalillado y de nuevo selección, en este caso grano a grano. Estrujado ligero, con sulfatado ligero de la pasta tras lo que se bombea hasta una cuba nueva de roble francés (quercus petrae) de 40 hl de grano fino durante 14/16 meses.
Por su parte el vino francés fue el Arcane V Le Pape 2010 de : 96 puntos Parker. Un tinto de garnacha tinta procedente de 15 parcelas en la AOC Chateauneuf-du-Pape. Su enólogo es el reputado Xavier Vignon.
Analítica: Vol. alc. 14,5%
Vendimia manual. Despalillado y selección. Una vez fermentado el vino se colocó en barricas especiales con un cincho de acero inoxidable para ser sumergidas en tanques de hormigón llenos de vino de la AOC durante 60 meses. Este procedimiento, diseñado por el elaborador, parece estar inspirado en las crianzas bajo el mar. En junio de 2016 el vino fue embotellado y estuvo en bodega durante 12 meses antes de salir al mercado. Sólo se elaboraron 13 barricas (3600 botellas).

Cata280

El Montsant se mostró sorprendentemente abierto de color e incluso ligero de capa y con un perfil olfativo de aire bastante clásico. Barnices, fruta roja en sazón, matices balsámicos, toques especiados. En boca tiene buen ataque, hay sensaciones licorosas, con peso, una puntita de alcohol, tanino presente pero pulido, largo y estructurado. Un vino con personalidad si bien lo vi algo evolucionado para ser un 2014.
Por su parte el Ródano se mostró bastante más juvenil de aspecto, pese a ser un 2010, picota violáceo y bastante más cubierto. La nariz resulta madura, con fruta más negra, matices herbáceos y cierta mineralidad. En boca tiene buen ataque, tanino más intenso y levemente texturizado, bien de acidez, es persistente y muestra una estructura consistente.

Fin de fiesta

Tras la cata llevamos a cabo una cena “ligera” acompañada de algunos vinos que habíamos llevado “tapados”. Disfrutamos de una atmósfera mágica con una excelente tortilla de patatas, longanizas, pisto, taperots, aceitunas negras con limón, habas…
Los vinos de la cena fueron llevados por los asistentes mostraron los gustos y apetencias de los veremeros e incluyeron un atractivo Alión 2000, un personalísimo Fagus de Coto de Hayas 2013, un original Agly Brothers 2013 de Chapoutier y para cerrar un seductor Sauternes Réserve Maison Johanès Boubée 2005.

 

Anuncios