El ineluctable retorno del Vermut o Vermú

El ineluctable retorno del Vermut o Vermú

Algunos dirán que nunca se fue, y de hecho nunca dejaron de estar en las estanterías de bares y restaurantes las botellas del hiperindustrial Martini o algunas otras elaboraciones similares. Pero lo cierto es que el tan tradicional vermut languidecía lentamente hasta hace poco, y eso que el nombre incluso había alcanzado un uso muy frecuente y cotidiano en los bares y tabernas. La gente pedía el “vermut” en referencia a esa “picada” previa al almuerzo, normalmente una tapa,  acompañada de una bebida alcohólica que bien podía ser una cerveza o una copa de vino, pero que raramente era el mentado vermut.

¿Pero que es un vermut?

GolfoVermoutPues una bebida elaborada a partir de vino y que tiene como elemento central a la Artemisia absinthium  conocida como ajenjo, artemisia amarga o hierba santa y que es una planta herbácea medicinal que se encuentra en muchos países, entre ellos España. Dicha planta se utiliza tanto en la elaboración del vermut como de la absenta. Su nombre en alemán, Wermutkraut está en el origen de la denominación del Vermut y su elaboración se basa en macerar un vino, normalmente en blanco con diferentes tipos de hierbas. Su origen –parece ser que infundado- se atribuye a Hipócrates que hablo del ajenjo en sus libros como paliativo de ciertas dolencias si bien no hay constancia escrita de que creara el vermut. Pese a ello a los antecesores del producto, citado ya en referencias medievales, se le llamó, vino hipocrático.

La cuestión es que el vino se elabora mediante la combinación del producto derivado de macerar alcohol con diferentes hierbas aromáticas al que posteriormente se le añada vino blanco y algo de azúcar. Obviamente las hierbas utilizadas son las propias de la zona de elaboración- y obviamente también el  ajenjo-. En algunos casos se incluyen especias –locales o exóticas- y otros elementos, como flores, frutas, cáscaras de cítricos o cortezas de algunos árboles.

Parece ser que el vermut comenzó a elaborarse de forma industrial a partir del siglo XVIII y se suele citar como pioneros de la industria del vermut a Antonio Benedetto Carpano y a los hermanos Luigi y Giuseppe Cora. Su elaboración fue también bastante popular en Francia y algo más tarde en España. Se suele identificar al típico vermut italiano por su color más rojizo y por ser más dulce y al francés por ser blanco y seco.

En Valencia hay una amplia tradición del Vermut en la provincia de Alicante donde se sigue tomando, a veces con sifón (y a veces sin él) y hay algunos productos excelentes, elaborados con las hierbas mediterráneas de la montaña alicantina, como el de Teulada que he citado en múltiples ocasiones.

Pero este texto gira en torno a un Vermut de corte moderno, probablemente el primer vermut elaborado en la Ribera del Duero y cuyo autor, Roberto Aragón, es uno de los responsables de la bodega Cillar de Silos, en Quintana del Pidio. Hablamos de Golfo, con 15 grados de alcohol y elaborado a partir de uvas tintas –lo habitual en los vermuts es usar uvas blancas-, concretamente con tempranillo sobremadurado y con cierta crianza en barrica, este vermut “rojo” tiene una nariz atractiva,  vinosa, con toques de hierbas aromáticas y muy especiada, con un fondo ligeramente tostado. En boca tiene buen ataque, pasa con franqueza, es fresco, hay sensaciones de fruta roja en sazón, muy buenos amargos y notable persistencia. Sale al mercado bajo la marca empresarial Viña y Tía,S.L. PVP aprox: 12 €.

Anuncios

A los usuarios de Vivino les gusta Vega Sicilia (o fardar)

A los usuarios de Vivino les gusta Vega Sicilia (o fardar)

La red social sobre vinos Vivino publica su ranking de 50 vinos tintos (Vivino’s Choice: Top 50 Red Wines of 2015) que recoge sólo 5 vinos españoles y curiosamente muestra una sorprendente concentración de vinos de Vega Sicilia en su ranking. De hecho el primer vino español (4ª posición) lo ocupa el Único de 1991, el 12 es el Único Reserva Especial, el 20 el Único de 1996 y el 35 es el Reserva Especial en su embotellado de 1999. La “otra” bodega española del ranking (el número 34) es la jumillana Bodegas el Nido con su “El Nido” 2012.

Si podemos asociar dicha concentración al perfil del consumidor parece reflejar un mercado del vino mucho más tradicional de lo que inicialmente esperaría yo de una red social “moderna”, basada en el uso de una aplicación de dispositivo móvil, como es Vivino. Ese cierto clasicismo explicaría el perfil de gustos centrado en el “Viejo Mundo” donde destacan los vinos de Francia (28 de los 50) y también de Italia (11). Por países el cuarto es Estados Unidos con 4 vinos en el ranking, todos ellos Californianos. Los otros 2 países con vinos en el ranking son Portugal y Australia.

vivino

El vino número 1 del ranking es el italiano de la Toscana Maseto 2005 y la fijación marquista que parece estar subyacente se plasma en que ese mismo vino de diferentes añadas aparece en otras cuatro ocasiones.
El gusto de los usuarios hacia los vinos franceses muestra una evidente inclinación hacia los vinos icónicos, con hasta 10 añadas del mítico Petrus, 6 añadas de Cheval Blanc, tres de Château Latour, 2 de Haut-Brion o 2 Château Margaux. Eso sí, la única opción fuera de Brudeos es la del Château Rayas del Ródano y curiosamente no para algunos de los mítos borgoñones.
Para entender algo mejor como está construida esta imponente base de datos, sólo en 2015 los usuarios de esta red social colgaron 17 millones de valoraciones referidas a 2 millones de vinos (de nuevo impactante la concentración). Se necesita al menos 50 notas de cata de un vino a lo largo del año para poder participar en el ranking.