Vino Palladius 2009 – The Sadie Family

PalladiusPara aquellos que sean valencianos y a lo largo de la vida hayan sido falleros, un elemento crucial del “Libret de la falla” es “l’explicació” de la falla. Un texto, más o menos breve, en el que se explica porque se ha hecho la falla que se ha hecho, se justifica el lema de la falla y los motivos y ninots que en ella aparecen.

Puede parecer absurdo –y quizás lo sea- comenzar un relato sobre un vino sudafricano con este argumento tan local…. pero es que leyendo sobre la filosofía de la bodega y tras haber escuchado a Eben Sadie reflexionar … uno se sorprende de hasta que punto se han difuminado ciertos aspectos locales y globales en el mundo del vino.

Quien haya probado su Collumella un tinto enorme  fruto del ensamblaje de shiraz con un toque de monastrell, con ciertos aires del Ródano  y una crianza entre 20 y 24 meses en barricas de roble francés, con trasiegos cada 3 meses y que se embotella sin clarificar ni filtrar, debe probar su Palladius, uno de esos blancos con personalidad única que dejan huella cuando se cata. Ambos vinos reflejan la admiración de los Sadie por los padres de la agronomía y la importancia que da a la viña en su proyecto.

Columella, sobrenombre de Lucius Junius Moderatus, nacido en la Hispania romana en el año 4 d.C. Han sobrevivido al tiempo dos de sus obras, De res rustica (Los trabajos del campo) y Liber de arboribus (Libro de los árboles). En De res rustica escribió sobre las labores del campo: desde la práctica de la agricultura, la ganadería y la apicultura,… constituyendo un precedente esencial para comprender todos los textos que posteriormente se han escrito sobre dicha temática. Su obra fue continuada, siglos más tarde por Rutilius Taurus Aemilianus Palladius, conocido como Palladius, desgraciadamente sus obras no sobrevivieron a los avatares del tiempo pero han sobrevivido referencias a sus  Opus agriculturae o a Geoponicas. Nos dice la Wikipedia que fue el último de los llamados agrónomos, escritores latinos que trataron la agricultura desde el punto de vista económico…

En el proyecto Paladius algunos de los parámetros clave son, en primer lugar, la búsqueda de un vino con capacidad de envejecer y en segundo lugar, la concepción de un vino para comer con él… no es un vino de cata y finalmente que sea capaz de explicar el terroir en el que nace. Por que ante todo se busca que el Paladius reflejo el carácter de los viñedos de los que procede, con una filosofía en la que se busca la menor intervención en bodega.

Los viñedos de la familia Sadie

La región de Swartland a unos 50 kilómetros al norte de Ciudad del Cabo, se extiende entre Durbanville (en la costa) y Piketberg (en el interior del país), con su centro geográfico en la ciudad de Malmesbury. Una zona con un clima bastante estable, lo que facilita la obtención de unos consistentes niveles de calidad vendimia tras vendimia. En esa zona se ubican los viñedos de la familia, y en concreto su Palladius procede de cinco viñedos diferentes sitos, todos ellos, en las montañas Paardeberg, al sudeste de Malmesbury. El 70% de las viñas está en vaso, todo el viñedo está plantado en pendientes y no hay irrigación artificial.

Trabajan con rendimientos bajos, unos 25 hl/ha. y como destaca Eben cifra relativamente cercana a la que Columella escribió, más de 2000 años atrás, diciendo que un viñedo bien manejado puede producir al menos 20 amphorae (ánforas) per iugerum (unidad de superficie usada por los romanos que equivalía a 0,2518 hectáreas).

El suelo de Paardeberg está formado por granito descompuesto y suelos de grava aluvial, generalmente con muy buen drenaje.

Por lo que hace referencia a las variedades el Palladius es un ensamblaje de:

Viognier, bastante joven y todo él en espaldera, buscando el control del vigor de las cepas. En el actual ensamblaje esta variedad representa hasta un 45% y es en buena parte el causante de sus notas especiadas, las notas herbáceas y el carácter tropical. En boca la variedad aporta densidad y caracteriza el final de boca.

Chardonnay, es una viña de unos 18 años, representando un 20% del ensamblaje, siendo responsable del carácter sabroso del vino y de los sabores cremosos. Plantado en un suelo extremadamente pobre, con viñas en vaso, la producción es apenas de 18 hl./ha.

Chenin blanc, es responsable de los aromas tropicales más exuberantes, trabajan con un viñedo de unos 35 años de edad y con otro de alrededor de 45 años. Su notable acidez natural compensa la falta de acidez de las otras variedades del ensamblaje y es responsable de su frescura en boca.

Garnacha blanca, este viñedo en vaso es una pequeña joya, existen poquísimas viñas viejas de la variedad en Sudáfrica, y cómo es frecuente en los viejos viñedos, hay también algunas cepas de otras variedades, como Pedro Ximenez o Chenin. Es un viñedo de alrededor de 55 años de edad. La variedad, rica en taninos, aporta complejidad y persistencia y facilita la capacidad de guarda del vino.

La vendimia se hace en cajas planas de 15 kg. y son llevados a la bodega en un transporte refrigerado y se mantiene hasta el día siguiente a unos 5-8º cuando bien tempano un equipo de unas 20 mujeres hace una cuidadosa selección. Se despalillan y se envían directamente a la prensa y tras un prensado ligero el mosto flor se lleva a barricas de roble francés, en las que tiene lugar la fermentación. El vino se mantiene durante 12 meses sobre sus lías con un batonnage mensual durante los 3 primeros meses, asentándose en la barrica los otros 9 meses. Tras ello se extraen las lías y ensamblan los diferentes vinos varietales reposando el vino ensamblado durante 6 meses antes del embotellado. En vino ni se clarifica ni se filtra.

Un vino de reflexión, que no se debe servir demasiado frío (alrededor de 12-13ª está bien), creo que una copa amplia le va mejor y si tiene menos de 4 o 5 años, una buena aireación le puede venir bien. ¿No te han entrado ganas de probarlo?

Anuncios

Cata de vinos españoles elaborados con sauvignon blanc

Cata de vinos españoles elaborados con sauvignon blanc

Quizás lo más reconocible y característico de la sauvignon blanc es su penetrante y reconocible perfil aromático. Entre sus descriptores encontramos los matices vegetales, herbáceos, almizcles, fruta ‘verde’ (grosellas), ortigas y en ocasiones lo que los franceses llaman ‘pis de chat’ (orina de gato). Si bien no es menos cierto que en el nuevo mundo estos matices van acompañados e incluso a veces de ven superados por una marcada ‘tropicalidad’, con una amplia gama de aromas de fruta tropical (mango, papaya, piña,…)

La sauvignon blanc comparte ciertas similitudes aromáticas con la Cabernet Sauvignon (sobre todo por lo que hace referencia a ciertos matices herbáceos) lo cual no es de extrañar ya que en 1997 los análisis de AND mostraron que junto a la cabernet franc la sauvignon blanc era famillia de la cabernet sauvignon, parece ser que como resultado de un cruce espontaneo en las viñas que probqblemente tuvo lugar en Burdeos allá por el siglo XVIII. Posteriores análisis de ADN mostraron que también podría estar emparentado con la chenin y la traminer.

[Parte de la información aquí recogida proviene de Jancis Robinson en su Oxford Companion to Wine]

Reproduzco una cata de vinos blancos españoles elaborados con esta variedad, una de esas catas que resultan especialmente ilustrativas si a uno le preocupa descubrir la adaptación de la variedad a diferentes zonas del país. La cata tuvo lugar en Mayo de este año 2011.

Murviedro Colección Sauvignon blanc 2010

12º; D.O.Valencia; Vinificación con maceración pelicular en frío y fermentación a 14ºC con levaduras seleccionadas.

Dorado. Nariz muy terpénica, con abundantes recuerdos florales (dulces) y notas de fruta tropical. En boca entra con buena intensidad, resulta algo lineal en el paso, con buenos amargos, acidez correcta y bien de longitud. [8,3+]

J. Miquel Jané Sauvignon Blanc 2010

12,5º; D.O. Penedés

Nariz de media intensidad, bastante expresiva, ligeramente dulce, con notas florales y recuerdos a fruta tropical. En boca entra bien, aunque resulta algo magro en el paso, bien de acidez, resulta bastante largo y con un atractivo final. [8,2]

Jaume Grau i Grau Avrum blanco 2010

Lleva también chardonnay. D.O. Pla de Bages; Fermentación alcohólica en barricas nuevas de roble francés y crianza en las mismas barricas durante 6 meses.

Tiene una nariz ligera, en la que destacan los toques de levaduras y algún matiz de piña verde. En boca tiene buen ataque y presenta ciertas sensaciones grasas, taninos algo secantes, acidez algo desordenada y bastante longitud. [7.6]

Fruto Noble Sauvignon blanc 2010

12º; D.O. Alicante

Comienza ligeramente reducido aunque con la aireación se abre para dar paso a notas herbáceas y a recuerdos golosos a fruta tropical. En boca tiene buen ataque, ligeramente ‘petillant, con toques amargos, acidez marcada y bastante longitud. [8,0]

Alba de Murviedro blanco 2010

Lleva un 40% de moscatel; 12º; D.O. Valencia; Vinificación con maceración pelicular en frío y fermentación a 14º C para la Sauvignon Blanc. La Moscatel se elabora usando maceración carbónica.

Tiene una nariz intensa y bien definida, con toques de corte vegetal y algunos recuerdos a mango y papaya. Tiene un ataque me media intensidad, alguna sensación grasa que no impide un paos muy liviano, acidez algo dominante y longitud correcta. [8,0]

Gran Castillo Family Selection Sauvignon blanc 2010

15 gr. de azúcar residual; D.O. Valencia

Nariz bastante intensa, expresiva, combinación de recuerdos a fruta tropical y algún toque vegetal. No se nota el azúcar residual, bastante magro, tiene una acidez media y bastante longitud. [7,4]

Inurrieta Orchidea Sauvignon blanc 2010

Fermentación controlada en frío a 13º C; D.O. Navarra

Sauvignon blanc

Comienza muy reducido y precisa de bastante aire para dar paso a toques de cereal tostado (maiz) y apuntes de corte vegetal. En boca tiene buen ataque, ligero en el paso, acidez marcada y recorrido medio. En el retronasal reaparece el cereal tostado. 7,9

La cata fue a ciegas y con la excepción de notas tostadas o recuerdos a levaduras (que podemos entender que se deban bien a crianza en madera y/o a el trabajo sobre las lías finas) efectivamente las notas ‘vegetales’ fueron comunes junto con -esporádicamente- algún matiz de fruta tropical. Buen nivel medio para una variedad que raramente consigue enamorarme fuera de su ubicación “natural”, Burdeos y el Loira.

Château Carbonnieux: Uno de los grandes de Graves

Chateau CarbonnieuxChâteau Carbonnieux: Uno de los grandes de Graves

Mi primer contacto con el Château Carbonnieux tuvo lugar allá por el año 2003, cuando unos cuantos foreros de Verema y las hermanas López de Heredia, llevamos a cabo aquí en Valencia una interesantísima cata comparativa entre grandes blancos ‘clásicos’ bordeleses y los clásicos blancos riojanos que siguen elaborando en Tondonia-López de Heredia. En su momento dejamos constancia de esa magnífica cata: Cata de blancos con mucha historia que contar. No debemos olviador que los elaboradores riojanos bebieron en las fuentes de los elaboradores bordeleses cuando estos buscaron vinos en zonas aún no alcanzadas por la filoxera. Así como variedades diferentes pero estilos de vinificación similares los vinos de una y otra zona mantuvieron algunas similitudes durante mucho tiempo a causa de los paralelismos en las prácticas enológicas entre ambas zonas. Con el tiempo la vinificación de vinos blancos en y también el trabajo en viña tomaron diferentes derroteros y los grandes clásicos de uan y otra zona prácticamente pasaron a la historia.

En la segunda fase de dicha cata se cataron Viña Tondonia Gran Reserva blanco 1976, Viña Tondonia Gran Reserva blanco 1981, Château Carbonnieux Blanc 1985 y Viña Tondonia Reserva blanco 1987. Fue este mi primer contacto con esta bodega y me pareció que sus vinos tenían personalidad y carácter. Así pués cuando hace algún tiempo tuvo la oportunidad de conseguir unas botellas del Carbonnieux del 2005 no lo dudé.

Este fin de semana la visitas de un buen amigo me llevó a abrir una botella (los buenos vinos se difrutan de verdad con los grandes amigos) y aunque encontré un vino aún falto de desarrolarse en botella, me resulta extremadamente placentero.

El Château Carbonnieux Grand Cru Classé de Graves, elaborado por A. Perrin et fils (Château Carbonnieux) en el municipio de Leognan, en el corazon de una de las más celebradas zonas de elaboración de blancos secos en Graves, la AOC Pessac-Leognan. Es fruto del ensamblaje de un 70% sauvignon blanc y 30% sémillon, ensamblaje bastante constante en el que en algunas añadas entra una pequeña proporción de Muscadelle.

Se trata de un vino cuya fermentación tiene lugar en barrica por lotes según las parcelas de donde provienen. A lo largo de los 10 meses de crianza en barrica los vinos blancos reciben batonnages periódicos así se extrae de las lías sensaciones grasas y amplitud en boca. Las barricas empleadas sólo son nuevas en un 30%, quizás por ello resulta poco maderoso si bien es evidente que ha soportado una crianza sobre sus lías finas.

El Château cuenta con 42  has de viñedo de variedades blancas con suelos de gravas profundas y de tipo argilo-calcáreo. El 65% del viñedo es sauvignon blanc y el 35% restante sémillon. La conducción se hace en guyot doble y la densidad de plantación es de 7.200 pies/ha. La edad media de las viñas es de 30 años y las trabajan siguiendo los dictados de la agricultura “razonada”.

Ha sido todo un placer beber un ‘clásico’ con tan buenas hechuras.